¿Qué pasará con los Dreamers?

Uno de los principales interrogantes a partir de la cancelación del DACA es el de saber qué va a pasar con los casi 800.000 Dreamers (jóvenes entre 15 y 36 años) que ya no van a poder acceder a un permiso para seguir viviendo en los Estados Unidos y por lo tanto pasaran a ser ilegales.

Los DREAMERS, son personas que llegaron a los Estados Unidos siendo apenas unos niños y que no conocen otra forma de vivir.

No son ciudadanos ni inmigrantes regularizados, están en un limbo que en varias ocasiones se ha intentado resolver sin ningún éxito y ahora sólo les queda esperar 6 meses más, periodo que dio el presidente Trump para que el congreso encontrara una solución a este problema migratorio.

Estas personas proceden principalmente de México, El Salvador, Guatemala y Honduras, y a raíz de la cancelación del DACA, corren el riesgo de ser deportados a sus países de origen, lugares que son totalmente desconocidos para ellos.

El DACA era el programa que les permitía a estos inmigrantes que llegaron siendo niños de forma ilegal, permanecer en Estados Unidos, trabajar y estudiar.

Ahora son muchos los interrogantes que quedan tras su cancelación.

Lo que se sabe hasta el momento es lo siguiente:

    1.  ¿Pueden los dreamers solicitar advance parole para salir de Estados Unidos?
      El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) informó que a partir del 5 de septiembre de 2017, la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS) no aprobará más solicitudes nuevas de Formulario I-131 para advance parole bajo el programa DACA.

 

    1.  ¿Qué sucede con aquellos que ya cuentan con un advance parole aprobado?
      DHS indica que quienes tienen un permiso de viaje válido y vigente aprobado previo al 5 de septiembre “generalmente mantendrán el beneficio hasta que expire”.

      Ese “generalmente“, significa que podría no estar garantizado su reingreso a USA, y que éste depende de la discresionalidad del agente fronterizo que lo reciba en el puerto de entrada (aéreo, marítimo o terrestre).

 

A parte de esta incertidumbre, hay otro agravante: La dura política migratoria de Trump, sin embargo, horas después de anunciar la cancelación del programa, aseguró en un comunicado de prensa que las cosas se van a resolver “con corazón y con pasión” y afirma que es su trabajo defender a los estadounidenses y la constitución.

Por otro lado, dice que no está a favor de castigar a estos jóvenes, pero que tiene que hacer cumplir la ley y DACA no se puede defender en corte.

Es por esto que quiere terminar de forma ordenada con el programa.

El presidente Trump afirma que las prioridades migratorias no cambiarán y que los jóvenes (Dreamers) acogidos en el programa, no serán prioridad para deportación, a menos, que hayan cometido un crimen.

Por lo pronto, queda esperar la decisión del congreso.

Sí, otros 6 meses de incertidumbre y de estar en el limbo del sistema migratorio de los Estados Unidos.

 

También le puede interesar: Los 5 pecados capitales de la deportación